Aprende a distribuir los gastos semanales

Compartir en:

¿Has notado que al final de mes el dinero no te rindió igual?

 De repente te asalta la duda: el mes ya transcurrió y no sabes exactamente en qué “se te fue el dinero” cada semana. ¿Te ha pasado? ¡Pues sigue leyendo! Te daremos 6 estrategias para ahorrar más y que llegues a fin de quincena sin tener que preocuparte por tener que “apretarte el cinturón”.

Gastos semanales, administralos

Registra tus gastos fijos

¿Sabías que los gastos fijos son todos los que debes pagar mes con mes? No varían y son imprescindibles, por ejemplo pagar la luz, el agua, el internet, tus impuestos, etcétera. Considerar cómo organizar tus gastos y llevar un registro de ellos te ayudará para saber cuánto puedes gastar “libremente”.  Puedes utilizar una simple hoja de papel o bien herramientas como Excel para organizarte y acceder a tu información fácilmente.

Tip: Si determinas cuánto gastas, podrás hacer un seguimiento adecuado a todos aquellos gastos que no necesitas y de los que puedes prescindir.

Haz un presupuesto

Si sabes cuáles son tus gastos fijos y de cuánto dispones al mes, tienes el conocimiento para desarrollar un presupuesto en el que cual podrás visualizar cuánto dinero ingresa y cuánto egresa, así planearás y limitarás. Toma en cuenta que todo importa, hasta la propina o limosna que se te olvidó que diste: todo impacta en tu bolsillo (por eso es importante llevar un registro y anotar tus gastos). No olvides una cantidad destinada al ahorro: aunque planificar corresponda un reto para todos los que no tienen ingresos fijos, es la clave para lograr una estabilidad económica.

Tip: Tus ingresos mínimos deben ser suficientes para pagar tus gastos fijos.

Cuida tus gastos variables

Al contrario de los gastos fijos, estos pueden no ser esenciales como aquellas veces en las que sales a tomar un cafecito, el plan mensual de tu teléfono celular, o cuando vas al restaurante y sales con cuentas de las que luego ya no te acuerdas. Esos gastos pueden dejarse de lado o considerarlos en tu presupuesto como algo que no necesariamente tienes que ocupar.

Tip: Si “de plano” no puedes prescindir de ellos, considera que cada ahorro será una pequeña recompensa que verás reflejada en beneficios o metas mayores.

Desarrolla tu propia estrategia de ahorro

¿Cuáles son tus metas a largo y corto plazo?, piensa en un objetivo que desees a futuro, puede ser un viaje, o emprender un negocio esperado o bien simplemente prepararte para cuando algo suceda y necesites usar ese dinero. De cualquier forma, es importante que una vez que establezcas cuánto dinero y en cuánto tiempo quieres alcanzar dicha meta u objetivo, lo anotes en tu presupuesto.

Tip: las metas a corto plazo pueden ser variadas, desde un fondo de emergencias, la mensualidad de alguna colegiatura, por poner un ejemplo. Las metas u objetivos a largo plazo podrían ir desde el pago inicial de una casa o incluso, tu jubilación.

Establece prioridades en tu economía

Esto se relaciona directamente con las metas u objetivos que tienes: planificar es crucial si deseas resultados firmes y seguros. Supongamos que tu objetivo es que a final de mes puedas dar el pago inicial de algo que siempre habías deseado, entonces una de tus metas será ahorrar lo más que puedas en tus gastos variables o, crear oportunidades de negocio para que ese objetivo se acerque aún más a tu vida.

Tip: Si sabes qué debes priorizar, entonces podrás distribuir de mejor manera el dinero que hayas ahorrado.

Cuidado con sobre endeudarte

Al solicitar un préstamo debes considerar los intereses y su vencimiento.

Reducir los plazos y comparar lo que mejor te convenga te ayudará a salir lo más pronto de tu deuda; administrar tus finanzas incluye el que hayas estudiado previamente tu presupuesto para que aprendas a identificar tu capacidad de pago (o endeudamiento) y no te “ahorques con tus propias manos”, así ese préstamo se transformará más bien en una carga, sí, pero más ligera.

Tip: Si sabes cómo manejar tu dinero, ahorrarás y tendrás dinero de sobra que te ayudará a pagar antes de tiempo esos préstamos (pero no toques los gastos fijos, esos ahí se quedan).

Administra tus gastos semanales

 

Llevar un orden en nuestra economía siempre es un reto, pero es algo que debes contemplar si no deseas quedarte sin dinero antes de tiempo; lo mejor es saber organizarte para llevar una vida tranquila y holgada, con buenas finanzas que te permitirán equilibrar tus metas sin tener que preocuparte porque el dinero no alcanza: ¡la clave está en el buen manejo de la distribución de tu dinero y sabemos que tú puedes hacerlo!

También te puede interesar:

Tips para mejorar tus gastos fijos y variables
Aprende a identificar los créditos buenos de los malos

 

Créditos digitales