Aprende a identificar los créditos buenos de los malos

Compartir en:

Cuando hablamos de un crédito nos referimos a cierta cantidad de dinero que es prestada ya sea por una cooperativa o institución financiera y que deberá ser devuelta bajo ciertas condiciones. Ahora bien, los créditos suelen tener mala fama, sobre todo cuando se traducen en endeudamiento, y a que pueden representar algo dañino que impactará de manera negativa en la economía personal. Entonces, ¿cómo identificar si un crédito es bueno o malo? Es importante que te respondas: ¿Cuál es tu objetivo? Es decir, ¿para qué necesitas ese crédito o préstamo?  Una vez teniendo eso en cuenta, estas son algunas de las maneras en que puedes distinguir si un crédito te beneficia o no…

Crédito bueno vs crédito malo

Un crédito es bueno cuando:

  1.  Adquieres algo que estés necesitando de manera urgente o bien, algo que tienes contemplado a largo plazo como colegiaturas, ropa que necesita tu familia, un viaje de fin de cursos esperado.
  2.  Deseas emprender un negocio o algún proyecto que hayas querido iniciar desde hace tiempo.
  3.  Necesitas costear un curso o diplomado que te ayudará a especializarte ya sea para tu aprovechamiento personal o para tu trabajo y estudios.
  4. Te benefician y ayudan a generar más ingresos.
  5. Generan un valor agregado y el rendimiento se refleja en un lapso mayor.
  6. El pago de intereses es menor y/o bastante accesible y no incrementa el costo total del crédito.
  7. No representan necesariamente una deuda, sino un ahorro y que puedes liquidar con menos intereses o antes de que se cumpla la fecha pactada.

Un crédito es malo cuando:

  1.  Es una compra que en lugar de darte ganancias más bien te hará perder dinero al gastar más de lo que tu presupuesto te lo permite.
  2.  Adquieres productos que no son duraderos y que al final serán más costosos de lo que inicialmente pensaste.
  3.  Contratas un crédito que no te dará un beneficio a largo plazo y tampoco será para aumentar de manera positiva tu patrimonio como comprar a crédito ropa, zapatos, cuentas de restaurantes, etc.
  4. No realizas un presupuesto previamente y no sabes en qué y cuánto gastas y así no podrás saber si tendrás lo suficiente para liquidar la deuda.
  5. Cuando desconoces tu capacidad de endeudamiento.
  6. Inicias un negocio y no te das cuenta de que la tasa de interés es más alta que la rentabilidad del mismo negocio.
  7. Piensas que el crédito es una extensión de tus ingresos y que es dinero “tuyo”, es decir, no lo consideras como un préstamo y terminas acumulando intereses desproporcionados. 

qué es un crédito bueno y un crédito malo

 ¡Evita que tus créditos sean malos! Sigue estos consejos:

 *Utiliza tu préstamo para invertir y haz que los rendimientos te ayuden a pagar tu deuda.

*Realiza un plan que sea acorde a la realidad que estás viviendo, no vivas de tu deuda y conoce a profundidad de cuánto es tu presupuesto para no caer en lo impagable.

*Investiga las ventajas y desventajas de la institución a la que solicitarás el crédito, ten muy en cuenta los pagos y el plazo del crédito así como las tasas fijas o variables y sobre ello, elige el que te convenga más. En MetaFinanciera contamos con los mejores créditos para emprendedoras, ¿ya lo conoces?

 

Como tip extra, los créditos grupales son una gran opción si lo que buscas es dar el siguiente paso. Te invitamos a conocer los que MetaFinanciera tiene para ti si lo que buscas es hacer crecer tu negocio. 

 

Como verás, no existe un crédito bueno o malo, si no, que es una cuestión de tener toda la información y control en nuestros pagos, así que, ¡veles perdiendo el miedo! 


También te puede interesar:

¡Mejora tus finanzas! Con estos tips, ¡tú puedes!

Consideraciones antes de elegir un crédito

 

Créditos digitales