Piérdele el miedo a los créditos grupales: 7 mitos que hay que desmentir

Compartir en:

¿Tú y tu familia quieren iniciar un negocio? ¿Tus primos y tú quieren iniciar una cafetería y no saben cómo empezar? Un crédito grupal puede ser la opción que necesitan.

mitos y realidades de los créditos grupales

¿Qué es un crédito grupal?

Son aquellas alternativas de financiamiento que se les dan a grupos de tres a cinco personas en adelante; sobre todo a personas que se conocen como un grupo de amigos o amigas, tu familia, vecinos, etcétera (el grupo debe ser muy unido y tener metas en común). Se le llama ‘grupal’ porque el crédito es otorgado de manera individual a cada participante, pero el monto total se reúne en una sola cuenta.

Se pide que sea un grupo muy unido porque si alguien falta a su pago, todos los demás deberán cubrir el pago que no se cubrió, incluso si los demás miembros ya solventaron su parte. Por eso deben ser personas responsables que sepan que no fallarán al momento de pagar sus cuotas.

El crédito grupal es la alternativa a los créditos tradicionales, ya que solicitan requisitos que podrían no reunir, como por ejemplo a) no tienen historial crediticio (o tienen dificultades), b) tampoco han tenido previamente una vida financiera (nunca han accedido al sistema financiero convencional) y c) no pueden comprobar fácilmente sus ingresos.

Para solicitar un crédito deben acudir a las instituciones conocidas como microfinancieras, enfocadas en otorgar este tipo de préstamos a aquellos que quieren emprender un negocio y cada uno de los miembros del grupo es aval del otro (incluyendo hacerse responsables de las tasas de interés).

 Algunas características de este tipo de créditos son las siguientes:

*Se otorga a un grupo máximo de cinco personas (aunque depende, hay instituciones que aceptan hasta 30 integrantes).

*El monto máximo es de hasta 54,000 pesos por persona (y puede ser un mínimo de 2,500 pesos)

¿Sabías que existen algunos mitos alrededor de los créditos grupales? Aquí aclaramos tus dudas para que veas que obtenerlos no es tan engorroso como pareciera.

  1. Ponen demasiados obstáculos 

Al contrario, las instituciones te ofrecen todo tipo de facilidades para que comprendas mejor cómo se desarrollarán los pagos y las tasas de interés.

  1. Son demasiado caros

De hecho, la institución financiera está obligada a hacerte una serie de preguntas para exactamente conocer tu capacidad de pago y la de todos los integrantes del grupo; así van a poder generar un monto aproximado para prestarles y evitar un endeudamiento del que después no puedan salir.

  1. El monto es muy reducido

Esto depende de la capacidad de pagos que posean, pero obviamente el monto, como ya hemos dicho, puede ir incluso desde los 500 pesos hasta donde la institución lo designe; consideren que la mayoría de las instituciones pueden renovarles la línea de crédito si pagan a tiempo. Es una ventaja para ir manejando su economía sin sobre endeudarse.

  1. No funcionan

Por supuesto que eso es falso; si tú y tu grupo han estudiado de antemano el tipo de negocio que quieren, lo han investigado y prácticamente manejan “como la palma de la mano” todo lo relacionado a su negocio emprendedor, entonces no fallarán. Y si aún así tienen dudas, la institución financiera les dará asesoramiento para que les ayude a “aterrizar” todas aquellas ideas o preguntas por las que no están totalmente seguros.

  1. Se van a tardar mucho en dar el crédito

Como todos los procesos en los que se solicitan ciertas inversiones económicas por parte de las instituciones, no será inmediato. Pero tampoco será en un lapso tan largo que les orille a “aventar la toalla”. En el momento en que su grupo entregue la solicitud deberán pasar a un periodo de espera para comprobar la viabilidad de su negocio y entonces recibir el monto acordado. No se desesperen.

  1. El crédito grupal es sólo para mujeres

Aunque estos créditos hayan sido pensados en un inicio para apoyar a las mujeres emprendedoras, las instituciones financieras han abierto créditos grupales mixtos; así que el género de los integrantes del grupo no es relevante, solo deben ser responsables y cumplir al momento de pagar sus cuotas y/o liquidar el monto, pues toda acción y consecuencia ya no recaerá en una sola persona.

  1. Piden dar una comisión inicial

Hay instituciones financieras que no piden comisiones por abrir el crédito grupal, ni tampoco costos por manejar la cuenta; además, puedes ser renovada o liquidada cuando lo requieran ofreciéndoles beneficios complementarios. Lo importante aquí es que les dan la libertad para impulsar el crecimiento de su negocio.

mitos y realidades de los créditos grupales
Si el crédito grupal es lo suyo, lo único que necesitan es tener la disposición para emprender su negocio con toda la energía posible, y además, obviamente, investigar y comparar cuál es la institución financiera que mejor les conviene.
Una vez que les den el dinero, no olviden llevar un control de todo lo que reciben y gastan para evitar dificultades o malentendidos entre ustedes. ¡Éxito!

Si deseas conocer más acerca de los créditos grupales revisa aquí: 

https://metafinanciera.com.mx/blog/como-funcionan-los-creditos-grupales

¡Mejora tus finanzas! Con estos tips, ¡tú puedes!

 

Ventajas de incluir la Educación Financiera en tu vida

Compartir en:

¿Sabes qué es una tasa de interés o qué es una línea de crédito? ¡Todo esto tiene que ver con la Educación Financiera!

Educación financiera


¿Qué es la Educación Financiera y para qué me sirve?

La Educación Financiera es todo aquel conocimiento que tiene que ver con el dinero y los términos utilizados en el ámbito financiero, es decir, tasa de interés, inversión, presupuesto, cuenta de ahorro, liquidación, ahorro para fondo de emergencias e incluso saber cómo invertir en bonos o acciones. Y es que actualmente los servicios financieros tienen opciones tan variadas y amplias, que contar con los conocimientos básicos es imprescindible para tomar buenas decisiones y no perderte o confundirte.

La importancia de este tipo de educación impacta en la manera en que administras tu economía: es básico para alcanzar metas y que tu situación sea holgada o cómoda (además de que te orienta para que aprendas a identificar tu capacidad de pago); y, si aprovechas ese conocimiento para obtener grandes ganancias administrándote convenientemente y con decisiones bien fundamentadas, indudablemente tu calidad de vida mejorará. 

Otras ventajas de la educación financiera son:

a) Obtener un panorama más amplio de los riesgos y beneficios que te ofrecen las distintas instituciones financieras (si quieres invertir o adquirir créditos).

b) Aprender a priorizar tus finanzas y a observar cómo tu economía puede estabilizarse gracias a la cultura financiera (relevante para ayudarte a decidir entre los múltiples productos en el mercado).

c) Comprender el valor del dinero y del ahorro.

d) Generar una visión o perspectiva para tus objetivos personales basándote en información bien cimentada (iniciar un negocio, ahorrar para algún proyecto de vida o bien para la jubilación).

educación financiera

Además, mejorarás tus finanzas con estos tips:

Ejerce la planeación. Saber administrar tu dinero a cualquier edad privilegiará tu vida, te evitará conflictos que tengan que ver con el mal uso de tu economía o que haya un sobreendeudamiento, la equivocada utilización de créditos, generar intereses excesivos, quiebre de negocios, fraudes, etcétera. Es decir, te preparará en el presente para tener un futuro económico adecuado y libre de preocupaciones.

Elabora un presupuesto. ¿Para qué? Para que tu dinero te rinda más; registrando tus ingresos y tus gastos de manera semanal e identificando esos “gastos hormiga” o aprendiendo a ahorrar; ¡Imagínate!: ¿Qué te parecería duplicar tu aguinaldo o ahorro a fin de año con un adecuado manejo de tu dinero gracias a la Educación Financiera?

En general, el único fin de la Educación Financiera es orientarte a que tomes la mejor decisión económica para ti y que disfrutes la comodidad de tener una relación estable con tu dinero (y tus ingresos o gastos). También a que si requieres de un crédito para hacer crecer tu negocio (como los créditos grupales que puedes encontrar en MetaFinanciera), puedas hacerlo con confianza y sin preocupaciones. 

También te puede interesar: 

https://metafinanciera.com.mx/blog/libros-para-emprendedores 

¿Cómo funcionan los créditos grupales?

 

 

 

 

Aprende a distribuir los gastos semanales

Compartir en:

¿Has notado que al final de mes el dinero no te rindió igual?

 De repente te asalta la duda: el mes ya transcurrió y no sabes exactamente en qué “se te fue el dinero” cada semana. ¿Te ha pasado? ¡Pues sigue leyendo! Te daremos 6 estrategias para ahorrar más y que llegues a fin de quincena sin tener que preocuparte por tener que “apretarte el cinturón”.

Gastos semanales, administralos

Registra tus gastos fijos

¿Sabías que los gastos fijos son todos los que debes pagar mes con mes? No varían y son imprescindibles, por ejemplo pagar la luz, el agua, el internet, tus impuestos, etcétera. Considerar cómo organizar tus gastos y llevar un registro de ellos te ayudará para saber cuánto puedes gastar “libremente”.  Puedes utilizar una simple hoja de papel o bien herramientas como Excel para organizarte y acceder a tu información fácilmente.

Tip: Si determinas cuánto gastas, podrás hacer un seguimiento adecuado a todos aquellos gastos que no necesitas y de los que puedes prescindir.

Haz un presupuesto

Si sabes cuáles son tus gastos fijos y de cuánto dispones al mes, tienes el conocimiento para desarrollar un presupuesto en el que cual podrás visualizar cuánto dinero ingresa y cuánto egresa, así planearás y limitarás. Toma en cuenta que todo importa, hasta la propina o limosna que se te olvidó que diste: todo impacta en tu bolsillo (por eso es importante llevar un registro y anotar tus gastos). No olvides una cantidad destinada al ahorro: aunque planificar corresponda un reto para todos los que no tienen ingresos fijos, es la clave para lograr una estabilidad económica.

Tip: Tus ingresos mínimos deben ser suficientes para pagar tus gastos fijos.

Cuida tus gastos variables

Al contrario de los gastos fijos, estos pueden no ser esenciales como aquellas veces en las que sales a tomar un cafecito, el plan mensual de tu teléfono celular, o cuando vas al restaurante y sales con cuentas de las que luego ya no te acuerdas. Esos gastos pueden dejarse de lado o considerarlos en tu presupuesto como algo que no necesariamente tienes que ocupar.

Tip: Si “de plano” no puedes prescindir de ellos, considera que cada ahorro será una pequeña recompensa que verás reflejada en beneficios o metas mayores.

Desarrolla tu propia estrategia de ahorro

¿Cuáles son tus metas a largo y corto plazo?, piensa en un objetivo que desees a futuro, puede ser un viaje, o emprender un negocio esperado o bien simplemente prepararte para cuando algo suceda y necesites usar ese dinero. De cualquier forma, es importante que una vez que establezcas cuánto dinero y en cuánto tiempo quieres alcanzar dicha meta u objetivo, lo anotes en tu presupuesto.

Tip: las metas a corto plazo pueden ser variadas, desde un fondo de emergencias, la mensualidad de alguna colegiatura, por poner un ejemplo. Las metas u objetivos a largo plazo podrían ir desde el pago inicial de una casa o incluso, tu jubilación.

Establece prioridades en tu economía

Esto se relaciona directamente con las metas u objetivos que tienes: planificar es crucial si deseas resultados firmes y seguros. Supongamos que tu objetivo es que a final de mes puedas dar el pago inicial de algo que siempre habías deseado, entonces una de tus metas será ahorrar lo más que puedas en tus gastos variables o, crear oportunidades de negocio para que ese objetivo se acerque aún más a tu vida.

Tip: Si sabes qué debes priorizar, entonces podrás distribuir de mejor manera el dinero que hayas ahorrado.

Cuidado con sobre endeudarte

Al solicitar un préstamo debes considerar los intereses y su vencimiento.

Reducir los plazos y comparar lo que mejor te convenga te ayudará a salir lo más pronto de tu deuda; administrar tus finanzas incluye el que hayas estudiado previamente tu presupuesto para que aprendas a identificar tu capacidad de pago (o endeudamiento) y no te “ahorques con tus propias manos”, así ese préstamo se transformará más bien en una carga, sí, pero más ligera.

Tip: Si sabes cómo manejar tu dinero, ahorrarás y tendrás dinero de sobra que te ayudará a pagar antes de tiempo esos préstamos (pero no toques los gastos fijos, esos ahí se quedan).

Administra tus gastos semanales

 

Llevar un orden en nuestra economía siempre es un reto, pero es algo que debes contemplar si no deseas quedarte sin dinero antes de tiempo; lo mejor es saber organizarte para llevar una vida tranquila y holgada, con buenas finanzas que te permitirán equilibrar tus metas sin tener que preocuparte porque el dinero no alcanza: ¡la clave está en el buen manejo de la distribución de tu dinero y sabemos que tú puedes hacerlo!

También te puede interesar:

Tips para mejorar tus gastos fijos y variables
Aprende a identificar los créditos buenos de los malos

 

Créditos digitales

Tips para mejorar tus gastos fijos y variables

Compartir en:

¿Sabes qué son los gastos fijos y variables y por qué son un elemento importante en la economía y administración de tu empresa o negocio?

Aunque pueda parecer un tema complejo, la verdad es que es más sencillo de lo que parece, así que… ¡Relájate! Aquí te vamos a contar todo lo relacionado con este tipo de gastos que, una vez que logres identificar, podrás aprender a calcular los costos variables y fijos ¿Listo?

gastos fijos o variables

¿Qué son los costos fijos?

Los gastos fijos son, precisamente, aquellos que no varían y los más necesarios para todo lo básico de una empresa (dependiendo del rubro de cada una); son gastos obligatorios y no sufren de cambios constantes o significativos; por ejemplo: los pagos de recibos de agua, luz, rentas, salarios de los empleados, etc. (considera que no todos se realizan mensualmente, algunos podrían incluso ser de manera anual o que se venzan cada seis meses).

 

¿Qué son los costos variables?


Los gastos variables son todos aquellos que precisamente varían o cambian periódicamente, a veces son imprevistos, como por ejemplo comprar refacciones de algún automóvil, insumos que te hacen falta y que se agotaron sin darte cuenta, o bien algún problema o situación de índole personal. Pueden ser o no anticipados, pero también puedes prescindir de ellos porque solo tendrás que “gastar” si es que llegan a suceder. También son aquellos que dependen de tu propia producción, son variables dependiendo de si produces en mayor o menor cantidad de lo regular.

gastos fijos o variables

Para que la economía de tu empresa o negocio no se vea afectada por no identificar a tiempo la capacidad de pago o endeudamiento que tiene (recuerda que esa capacidad se mide en cuánto dinero tienes —como límite— para contraer una deuda dentro) te daremos 3 tips estratégicos para que aprendas a analizar cómo reducir los gastos variables en tu negocio y así determines las áreas a fortalecer para alcanzar los objetivos de venta que deseas.

  1. Haz un presupuesto.
    SIEMPRE. Si conoces a profundidad tu negocio sabrás cuánto dinero ingresa y cuánto está gastando, lo cual te será necesario para que identifiques cada uno de los gastos fijos o variables; ese control te permitirá administrar activamente tus prioridades de gastos y maximizar el desempeño de tus ingresos.

Al hacer un presupuesto considera que lo más fácil de reconocer son los gastos fijos, es normal porque sabes cuánto tienes que gastar mensualmente; en cambio, los gastos variables podrían ser los más problemáticos por ser tan aleatorios e inconstantes. Es ese tipo de gastos a los que debes ponerles más atención para que no tengas que excederte y termines poniendo más dinero del que puedes (de ahí saber tu capacidad de endeudamiento).

  1. Haz cambios.
    Una vez que hayas elaborado tu presupuesto y observes tus gastos fijos y variables, tendrás la oportunidad de hacer cambios para disminuir algunos de ellos. A lo mejor el consumo de luz y agua son muy altos y puedes emplear medidas de ahorro sustentables que te permitan reducir el desperdicio de esos recursos. Asimismo, antes de comprar cualquier insumo para tu empresa debes verificar qué es lo que realmente requieres, eso te ayudará para ahorrar  y prevenir despilfarros sin sentido.
    Poco a poco verás cómo estos hábitos pueden ayudar a mejorar tus finanzas.
  2. Haz una cuenta de ahorro o emergencia.
    Para tener una certeza de cuánto puedes ahorrar, es mejor considerar esa cantidad de dinero dentro de tu presupuesto como un gasto fijo. Es muy importante que cada mes revises tus gastos y observes el desempeño de tus ganancias y egresos: todo lo que hayas ahorrado desígnalo directamente a esa cuenta de ahorro o emergencia. Si lograste disminuir tus gastos fijos a lo largo del mes o semestre, ¡no los gastes en los variables!, la idea es que tengas ese dinero para los gastos inesperados y que puedas utilizarlo sin necesidad de preocuparte.


Saber cómo ahorrar, tener un presupuesto y conocer a profundidad tus gastos fijos y variables es una manera inteligente de administrar tu empresa: te ayudará a tener un equilibrio responsable de tus gastos y que tu economía no sufra derroches innecesarios.

También te puede interesar:

Aprende a identificar los créditos buenos de los malos.

5 motivos por los que tus ventas están estancadas.

 

Aprende a identificar tu capacidad de pago

Compartir en:

Cuando tenemos en mente darnos ese caprichito que nos viene haciendo ojitos desde hace mucho; adquirir un bien más grande como lo puede ser un terreno o algún electrodoméstico, o; queremos abrir un crédito para expandir nuestro negocio, debemos detenernos a pensar en el compromiso que estamos adquiriendo, ya que, de excedernos en nuestra capacidad de pago, puede ocasionarnos entrar al temido mundo del sobreendeudamiento.
Pero…, ¿cómo calcular tu capacidad de pago? Aunque no lo parezca, esto es más sencillo de lo que piensas y además, puede ayudarte a tener una visibilidad más puntual de tus gastos hormiga, por si eliges dar el siguiente paso que es aprender a ahorrar o simplemente quieres mejorar la salud de tus finanzas.

Control de gastos

Para conocer tu capacidad de pago, lo ideal es que realices un tablero de gastos donde, por categoría, ubiques tus gastos diarios y variables

Por ejemplo:
1. Ubica tus gastos fijos
Estos pueden ser: renta, alimentación, vestido, educación, transporte, etcétera.

2. Ubica tus gastos variables
Estos pueden ser: vacaciones, regalos, entretenimiento, eventos sociales, tales como aniversarios y cumpleaños, entre otros.

Te compartimos una hoja de calculo para que puedas realizar tu control de gastos.

control de gastos

 

3. Administra el dinero
Una vez que ya tienes identificados tus gastos te será más fácil administrar el dinero, pero sobre todo, tener consciencia de tu capacidad de pago, que es el porcentaje que representa nuestro excedente después de restar impuestos y gastos al ingreso neto. Determinarlo es fácil. Tan solo divide el excedente entre tus ingresos netos. Si el porcentaje es igual o menor al diez por ciento del ingreso neto, entonces la capacidad de pago es baja, pero si suma el treinta por ciento, entonces felicidades, tu capacidad de pago es alta. 

Un ejemplo sencillo es si ganas 10,000 pesos al mes y tus gastos totales en ese periodo suman 2,000 pesos, significa que tienes disponibles 8,000 pesos, es decir, cuentas con un 80% de capacidad de pago.

capacidad de pago, control de gastos

Como podrás observar, conocer tu capacidad de endeudamiento, te puede ayudar a tener mayor control, además de que puede ayudarte a administrar mejor tus finanzas.

Te recomendamos hacer este esquema para tener mayor visibilidad de tus gastos, así como la posibilidad de tener otro tipo de operaciones como ahorros o hasta inversiones.
De igual forma, si tu capacidad de pago no es alta ni baja y necesitas un crédito para expandir tu negocio, entonces acércate a MetaFinanciera donde podrás acceder a un crédito ajustado a tus necesidades para lograr a conseguirlo.

También te puede interesar:

¿Cómo funcionan los créditos grupales?

Aprende a identificar los créditos buenos de los malos

 

Aprende a identificar los créditos buenos de los malos

Compartir en:

Cuando hablamos de un crédito nos referimos a cierta cantidad de dinero que es prestada ya sea por una cooperativa o institución financiera y que deberá ser devuelta bajo ciertas condiciones. Ahora bien, los créditos suelen tener mala fama, sobre todo cuando se traducen en endeudamiento, y a que pueden representar algo dañino que impactará de manera negativa en la economía personal. Entonces, ¿cómo identificar si un crédito es bueno o malo? Es importante que te respondas: ¿Cuál es tu objetivo? Es decir, ¿para qué necesitas ese crédito o préstamo?  Una vez teniendo eso en cuenta, estas son algunas de las maneras en que puedes distinguir si un crédito te beneficia o no…

Crédito bueno vs crédito malo

Un crédito es bueno cuando:

  1.  Adquieres algo que estés necesitando de manera urgente o bien, algo que tienes contemplado a largo plazo como colegiaturas, ropa que necesita tu familia, un viaje de fin de cursos esperado.
  2.  Deseas emprender un negocio o algún proyecto que hayas querido iniciar desde hace tiempo.
  3.  Necesitas costear un curso o diplomado que te ayudará a especializarte ya sea para tu aprovechamiento personal o para tu trabajo y estudios.
  4. Te benefician y ayudan a generar más ingresos.
  5. Generan un valor agregado y el rendimiento se refleja en un lapso mayor.
  6. El pago de intereses es menor y/o bastante accesible y no incrementa el costo total del crédito.
  7. No representan necesariamente una deuda, sino un ahorro y que puedes liquidar con menos intereses o antes de que se cumpla la fecha pactada.

Un crédito es malo cuando:

  1.  Es una compra que en lugar de darte ganancias más bien te hará perder dinero al gastar más de lo que tu presupuesto te lo permite.
  2.  Adquieres productos que no son duraderos y que al final serán más costosos de lo que inicialmente pensaste.
  3.  Contratas un crédito que no te dará un beneficio a largo plazo y tampoco será para aumentar de manera positiva tu patrimonio como comprar a crédito ropa, zapatos, cuentas de restaurantes, etc.
  4. No realizas un presupuesto previamente y no sabes en qué y cuánto gastas y así no podrás saber si tendrás lo suficiente para liquidar la deuda.
  5. Cuando desconoces tu capacidad de endeudamiento.
  6. Inicias un negocio y no te das cuenta de que la tasa de interés es más alta que la rentabilidad del mismo negocio.
  7. Piensas que el crédito es una extensión de tus ingresos y que es dinero “tuyo”, es decir, no lo consideras como un préstamo y terminas acumulando intereses desproporcionados. 

qué es un crédito bueno y un crédito malo

 ¡Evita que tus créditos sean malos! Sigue estos consejos:

 *Utiliza tu préstamo para invertir y haz que los rendimientos te ayuden a pagar tu deuda.

*Realiza un plan que sea acorde a la realidad que estás viviendo, no vivas de tu deuda y conoce a profundidad de cuánto es tu presupuesto para no caer en lo impagable.

*Investiga las ventajas y desventajas de la institución a la que solicitarás el crédito, ten muy en cuenta los pagos y el plazo del crédito así como las tasas fijas o variables y sobre ello, elige el que te convenga más. En MetaFinanciera contamos con los mejores créditos para emprendedoras, ¿ya lo conoces?

 

Como tip extra, los créditos grupales son una gran opción si lo que buscas es dar el siguiente paso. Te invitamos a conocer los que MetaFinanciera tiene para ti si lo que buscas es hacer crecer tu negocio. 

 

Como verás, no existe un crédito bueno o malo, si no, que es una cuestión de tener toda la información y control en nuestros pagos, así que, ¡veles perdiendo el miedo! 


También te puede interesar:

¡Mejora tus finanzas! Con estos tips, ¡tú puedes!

Consideraciones antes de elegir un crédito

 

Créditos digitales