Piérdele el miedo a los créditos grupales: 7 mitos que hay que desmentir

Compartir en:

¿Tú y tu familia quieren iniciar un negocio? ¿Tus primos y tú quieren iniciar una cafetería y no saben cómo empezar? Un crédito grupal puede ser la opción que necesitan.

mitos y realidades de los créditos grupales

¿Qué es un crédito grupal?

Son aquellas alternativas de financiamiento que se les dan a grupos de tres a cinco personas en adelante; sobre todo a personas que se conocen como un grupo de amigos o amigas, tu familia, vecinos, etcétera (el grupo debe ser muy unido y tener metas en común). Se le llama ‘grupal’ porque el crédito es otorgado de manera individual a cada participante, pero el monto total se reúne en una sola cuenta.

Se pide que sea un grupo muy unido porque si alguien falta a su pago, todos los demás deberán cubrir el pago que no se cubrió, incluso si los demás miembros ya solventaron su parte. Por eso deben ser personas responsables que sepan que no fallarán al momento de pagar sus cuotas.

El crédito grupal es la alternativa a los créditos tradicionales, ya que solicitan requisitos que podrían no reunir, como por ejemplo:

  • No tienen historial crediticio (o tienen dificultades)
  • Tampoco han tenido previamente una vida financiera (nunca han accedido al sistema financiero convencional) 
  • No pueden comprobar fácilmente sus ingresos

Para solicitar un crédito deben acudir a las instituciones conocidas como microfinancieras, enfocadas en otorgar este tipo de préstamos a aquellos que quieren emprender un negocio y cada uno de los miembros del grupo es aval del otro (incluyendo hacerse responsables de las tasas de interés).

Con MetaFinanciera pueden acceder de manera más sencilla a un crédito grupal. Solo necesitan:

  • Identificación oficial vigente (INE o IFE)
  • Comprobante de domicilio no mayor a 3 meses (este puede ser de luz, agua y/o teléfono fijo)
  • Tener de 20 a 70 años
  • Contar con un negocio propio

Si estás interesada en obtener un crédito debes saber que habrá mitos que pueden alejarte de tu objetivo, por lo que te conviene conocerlos para que tu proceso sea lo más sencillo posible.

Ponen demasiados obstáculos 

Al contrario, las instituciones te ofrecen todo tipo de facilidades para que comprendas mejor cómo se desarrollarán los pagos y las tasas de interés.

Son demasiado caros

De hecho, la institución financiera está obligada a hacerte una serie de preguntas para exactamente conocer tu capacidad de pago y la de todos los integrantes del grupo; así van a poder generar un monto aproximado para prestarles y evitar un endeudamiento del que después no puedan salir.

El monto es muy reducido

Esto depende de la capacidad de pagos que posean, pero obviamente el monto, como ya hemos dicho, puede ir incluso desde los 500 pesos hasta donde la institución lo designe; consideren que la mayoría de las instituciones pueden renovarles la línea de crédito si pagan a tiempo. Es una ventaja para ir manejando su economía sin sobre endeudarse.

No funcionan

Por supuesto que eso es falso; si tú y tu grupo han estudiado de antemano el tipo de negocio que quieren, lo han investigado y prácticamente manejan “como la palma de la mano” todo lo relacionado a su negocio emprendedor, entonces no fallarán. Y si aún así tienen dudas, la institución financiera les dará asesoramiento para que les ayude a “aterrizar” todas aquellas ideas o preguntas por las que no están totalmente seguros.

Se van a tardar mucho en dar el crédito

Como todos los procesos en los que se solicitan ciertas inversiones económicas por parte de las instituciones, no será inmediato. Pero tampoco será en un lapso tan largo que les orille a “aventar la toalla”. En el momento en que su grupo entregue la solicitud deberán pasar a un periodo de espera para comprobar la viabilidad de su negocio y entonces recibir el monto acordado. No se desesperen.

El crédito grupal es solo para mujeres

Aunque estos créditos hayan sido pensados en un inicio para apoyar a las mujeres emprendedoras, las instituciones financieras han abierto créditos grupales mixtos; así que el género de los integrantes del grupo no es relevante, solo deben ser responsables y cumplir al momento de pagar sus cuotas y/o liquidar el monto, pues toda acción y consecuencia ya no recaerá en una sola persona.

Piden dar una comisión inicial

Hay instituciones financieras que no piden comisiones por abrir el crédito grupal, ni tampoco costos por manejar la cuenta; además, puedes ser renovada o liquidada cuando lo requieran ofreciéndoles beneficios complementarios. Lo importante aquí es que les dan la libertad para impulsar el crecimiento de su negocio.

 

mitos y realidades de los créditos grupales

Si el crédito grupal es lo suyo, lo único que necesitan es tener la disposición para emprender su negocio con toda la energía posible, y además, obviamente, investigar y comparar cuál es la institución financiera que mejor les conviene.
Una vez que les den el dinero, no olviden llevar un control de todo lo que reciben y gastan para evitar dificultades o malentendidos entre ustedes. ¡Éxito!

Si deseas conocer más acerca de los créditos grupales revisa aquí:

¿Cómo funcionan los créditos grupales?
¡Mejora tus finanzas! Con estos tips, ¡tú puedes!